El planeta, en riesgo: van a desaparecer el 15% de los animales y plantas de América

El planeta, en riesgo: van a desaparecer el 15% de los animales y plantas de América
El planeta, en riesgo: van a desaparecer el 15% de los animales y plantas de América

Un crítico informe alerta sobre el peligro para la biodiversidad en todo el mundo. E insta a cambios urgentes.

La Tierra se enfrenta a la primera extinción masiva de especies desde la desaparición de los dinosaurios. Y esta vez, ocurrirá no por la caída de un meteorito sino por el maltrato que la Humanidad le dispensa al planeta en el que habita. Es tal vez la conclusión más impactante del informe que la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) presentó esta mañana en Medellín, Colombia. El trabajo llevó tres años e involucró a 550 científicos de 129 países. Entre todos, aseguraron que los seres humanos sobreexplotan los recursos naturales y dañan la biodiversidad, y que esas acciones pondrán en riesgo su bienestar como especie en la Tierra y la continuidad de otras especies. Es que, según el trabajo, la degradación de la flora y la fauna es continua y severa. Ninguna de las cuatro regiones estudiadas (América, Asia-Pacífico, Africa y Asia Central-Europa) está a salvo del deterioro.

Algunos ejemplos que se desprenden del informe: en 2050, América tendrá 15% menos de animales y plantas que ahora; los peces para consumo humano de la región Asia-Pacífico pueden desaparecer en 30 años; el 90% de los corales de esa zona podrían padecer una “severa degradación” hacia el año 2050 y, medio siglo después, se espera que desaparezcan más de la mitad de las especies de aves y mamíferos de Africa.

“Esta tendencia alarmante pone en peligro las economías, los medios de subsistencia, seguridad alimentaria y la calidad de vida de las personas en todas partes”, señala el informe. Robert Watson, presidente de IPBES, aseguró a la agencia AFP que los humanos estamos “socavando nuestro futuro” y que si bien la tendencia no puede detenerse, puede desacelerarse “significativamente”. ¿Qué pasa en la región americana, una de las cuatro estudiadas en el informe? Si bien se trata de la más rica en biodiversidad, ya se nota la huella del cambio climático. Actualmente, el continente tiene un 31% menos de especies que cuando fue colonizado. Esa cifra podría elevarse al 40% si los recursos naturales son sólo tratados como un negocio como hasta ahora, según los expertos. “La mayoría de los países americanos están usando los recursos naturales de forma más intensa que el promedio global y están excediendo la capacidad de la naturaleza”, aseguró Jake Rice, director de IPBES para las Américas.

Africa es el último lugar de la Tierra en el que aún sobrevive un amplio rango de mamíferos de gran tamaño. Pero esto podría cambiar por la vulnerabilidad de sus tierras. Esta zona tiene cerca de 500.000 kilómetros cuadrados de tierra erosionada por la sobre-explotación y se calcula que su actual población de 1.250 millones de personas será el doble en 2050.

La zona de Asia-Pacífico enfrenta amenazas de fenómenos climáticos extremos, aumento de contaminación y un incremento en el nivel del mar. Respecto de Europa, según el informe sólo el 7% de sus especies marinas tienen un “estado favorable de conservación”.

“El cambio climático afecta a la biodiversidad, los cambios en la vegetación natural afectan al cambio climático. Y ambos van a perjudicar objetivos centrales como agua limpia para todos, seguridad alimentaria de las personas, seguridad humana, seguridad energética, equidad”, indicó el titular del organismo.

La dificultad de enfrentar ambas amenazas se incrementa con los cálculos de los especialistas que apuntan a que la población y economía mundial continuarán creciendo. Y a la naturaleza se le exigirá aún más. Evitar el desperdicio de alimentos, la creación de nuevas áreas protegidas y la restauración de zonas erosionadas son, según el informe, algunas vías para amortiguar el deterioro.

Actualmente se desperdicia el 40% de la comida producida. Ahorrar este desperdicio provocaría que no se tuvieran que sembrar más tierras para alimentar a una población cada vez mayor. También sumaría la disminución del consumo de carne.

Para Watson, “si seguimos como estamos, va a continuar la sexta extinción masiva de especies y será la primera causada por los humanos; el desafío es retrasarla tanto como podamos”.